“Mientras la visión patogénica (medicina convencional) se enfoca en el estudio de la enfermedad, la Salutogénesis se pregunta cómo podemos mantenernos sanos.”

 

 
¿Qué es Salutogénesis?


El modelo de pensamiento que se emplea en la medicina convencional –alopatía–, se enfoca en comprender el origen de las enfermedades (patogénesis). A pesar de su eficacia para resolver algunas problemáticas, resulta insuficiente para enfrentar un asunto tan complejo como la salud humana en su totalidad.

Afortunadamente, un número creciente de personas y profesionales de esta rama, se ha interesado cada vez más por estudiar el origen de la salud, es decir, las fuerzas autorreparadoras inherentes a todo organismo (salutogénesis, según el término creado por el Dr. Aaron Antonovski), en vez de tratar solamente las enfermedades con los medios habituales de la medicina moderna.

La salutogénesis se ocupa de encontrar los medios para crear y mantener un estado saludable.


La salud es mucho más que la ausencia biológica y psicológica de signos y síntomas, y depende mucho más de un estado de integración (equilibrio) dinámico de tres aspectos fundamentales:

  • Polo metabólico (lo que comemos)
  • Polo rítmico (lo que sentimos)
  • polo neuroencefálico (lo que pensamos)

 
Así, la salud no es un estado pasivo de homeostasis (equilibrio), sino más bien, un estado sometido a constantes fluctuaciones (heterostasis) que requiere una participación activa y consciente para mantener la mayor coherencia (pensar, sentir, actuar) interna posible.