comisionE

Comisión E: Organismo regulador de plantas medicinales.

Desde hace décadas, el empleo de plantas medicinales y de phyto-medicamentos ha tenido una enorme aceptación en Alemania. De hecho, este país ha sido líder en la investigación científica sobre estos temas, así como en sus aplicaciones terapéuticas. En 1976, el gobierno de la República Federal de Alemania decidió clasificar los remedios herbolarios de la misma manera que los medicamentos sintéticos, y consideró que ambos tenían la intención de curar, aliviar, prevenir enfermedades, tratar síntomas tanto de padecimientos como de accidentes, e influir en la naturaleza, estado o función del cuerpo o de las condiciones de la salud mental. Esta determinación abrió nuevas posibilidades al sistema de salud de este país europeo que, desafortunadamente no han sido emuladas por otras naciones del mismo continente, ni por otros países desarrollados. Sin embargo, los consumidores en otros territorios se han logrado beneficiar también de la experiencia alemana. En vista de la popularidad de los tratamientos con plantas, el gobierno germano desarrolló un mecanismo que garantizara a los consumidores la eficacia y seguridad de los medicamentos elaborados a partir de ellas. Así, en 1978, la Bundesgesundheitsamt, Agencia Federal de Salud, conformó un comité experto en remedios herbolarios para evaluar la seguridad y eficacia de los phyto-medicamentos. El comité fue llamado Comisión E. Incluía médicos, químicos-fármacobiólogos, toxicólogos y representantes de la industria farmacéutica, entre otros especialistas.
Para 1999, se habían registrado en Alemania 700 diferentes productos procedentes plantas medicinales, que se vendían en farmacias, boticas, tiendas naturistas y mercados. Alrededor de 70% de los médicos recetaban presentaciones de remedios herbolarios. Incluso el sistema del seguro social paga aproximadamente 1.7 mil millones de euros por medicamentos de este tipo. A diferencia de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, que evalúa las sustancias con base únicamente en datos otorgados por el fabricante, la Comisión E analiza la información que recibe de manera independiente. En sus investigaciones incluye material obtenido de pruebas clínicas, estudios de campo, documentación de casos individuales y literatura científica –tanto trabajos de referencia como experiencias de asociaciones médicas. En Estados Unidos cuesta aproximadamente 350 millones de dólares comprobar la seguridad y eficacia de un nuevo medicamento. Un gasto de tal magnitud jamás se podrá hacer para los remedios herbolarios, ya que la protección por medio de la patente normalmente no está disponible, y las inversiones en investigación no pueden ser recuperadas. Además, la experiencia alemana ha demostrado la eficacia y seguridad de los remedios herbales a largo plazo. Pasar por alto la experiencia y función de las monografías de la Comisión E es ignorar un segmento sustancial de la medicina moderna. Vale la pena acercarse a sus descubrimientos.


Varro E. Tyler, PH.D., Sc.D., Busse, Goldberg, Gruenwald, Hall, Klein, Riggins y Rister. (1999). The American Botanical Council. The Complete German Commission E Monographs. Therapeutic Guide to Herbal Medicines. Pag. ix. Editorial Blumenthal. EU.